Buscar
  • Be-live editores

2 Prácticas de alto impacto para tu bienestar emocional

A todos nos gustaría estar y sentirnos bien para desplegar nuestra mejor versión en las situaciones que enfrentamos. Cuando no podemos hacerlo suele ser porque hay distintos factores que nos lo impiden, sean internos o externos.


Para la Psicología Positiva, ciencia que estudia el funcionamiento óptimo del ser humano, las emociones son determinantes para el desempeño y el bienestar. En un principio me costó aceptar que clasificaran las emociones en positivas o negativas porque creo que cada emoción sirve a un propósito y tiene un mensaje que nos aporta información valiosa si sabemos gestionarla y, desde esa lógica, para mi todas eran positivas. Al leer más al respecto comprendo que la distinción tiene que ver con el estado afectivo que provocan y además al repertorio de acciones que nos permiten cuando las estamos sintiendo.


Las emociones negativas (miedo, rabia, frustración, pena, etc.) serían aquellas que nos generan estados displacenteros y restringen nuestro repertorio de acciones porque suelen activar las respuestas de sobrevivencia como huir, atacar o paralizarse.




Las emociones positivas por otra parte son las que generan estados placenteros y nos permiten acceder a nuestros recursos para enfrentar las situaciones. Barbara Fredrickson con su Teoría Build and Broad sostiene que las emociones positivas amplían el repertorio de acciones disponibles y además nos permiten generar aprendizaje y de esta forma construir nuevos recursos para responder en futuras situaciones.


Las investigaciones en relación a las emociones positivas son múltiples. Hay evidencia científica de sobra para respaldar que cuando las experimentamos funcionamos bien, nos vinculamos mejor, vivimos más, tenemos mejor salud, etc, etc, etc.

Por lo anterior se hace necesario liderarnos en relación a nuestro emocionar. Algunos pensarán que eso es imposible dado el contexto de pandemia, encierro e incertidumbre que estamos viviendo. Pero es posible!!!! Tal vez no tengas tiempo de sentarte a leer un libro del genero que te gusta ni juntarte a bailar con unos amigos. Obviamente necesitamos de nuestra creatividad para encontrar reemplazo para aquello que nos hace bien y no podemos hacer. Por las redes se ha visto fiestas de matrimonio con invitados por video conferencia!!! No es lo mismo, pero rescata lo esencial: compartir con seres queridos una celebración del amor. Tal vez si pones el foco en lo esencial de eso que extrañas puedas encontrar algunas actividades que te lo aporten.


Otra posibilidad para propiciar estados emocionales positivos es incorporar simples prácticas o ejercicios que las generen. Te comparto 2 de alto impacto.

1. Más gratitud

Hay mucha investigación en relación al efecto que tiene en el bienestar, es más, hay hallazgos muy interesantes sobre el efecto en pacientes con depresión. Si incorporas más gratitud en tu día puedes cambiar incluso químicamente.



Ejercicio: En algún momento del día detente a pensar en 3 cosas que agradeces y escríbelas en un diario o bitácora. Por ejemplo si lo haces en la mañana puedes agradecer cosas del día anterior y si lo haces en la noche puede ser algo en relación a tu día.


No es necesario que sean grandes cosas pero es importante que no agradezcas siempre por lo mismo. Tienes que hacer el esfuerzo de reconocer nuevas cosas. Algunos ejemplos: una llamada, el canto de un pájaro, llegada de una compra online, tener salud, etc.


2. Más “savoring”

Esto se refiere a saborear, a volver a experimentar las emociones positivas que viviste por alguna vivencia. Por ejemplo, puedes mirar fotos antiguas de un viaje especial y recordar lo que hiciste y lo que sentiste. Tal vez conversar con ex-compañeros de colegio y compartir anécdotas del pasado.

Es importante que observes si tiene un efecto positivo en tu estado, si te provoca mucha melancolía o tristeza es mejor buscar otro estímulo. Puedes viajar con tu mente a cualquier momento agradable de tu historia y volver a revivirlo, imaginarte que estás allí. Puedes acceder a esos momentos cada vez que lo requieras para cambiar tu estado. Son una fuente de recursos para ti.

¡¡Cuídate!! Regálate y contagia emociones positivas. Regálate y comparte bienestar.